jueves, 13 de febrero de 2014

La unidad del Espíritu..

Para entender la unidad del espíritu es importante entender que lugar ocupa Dios en nosotros y que lugar ocupamos nosotros. En Efesios 4 habla de la unidad como cuerpo, poniendo a Dios como cabeza y a cada uno de sus ciervos como partes del cuerpo que pueden ser brazos, piernas, el torso, manos, etc. Cristo nos dio a cada uno de nosotros un lugar que ocupar en el cuerpo de Cristo, no todos podemos ser brazos , cada cual cumple su función y es hábil en algún área determinada, algunos son pastores, lideres, maestros, profetas, apóstoles, etc. Esto permite que el cuerpo de Cristo funcione y viva, siempre y cuando cada parte este unida con otra. Imagínense si andaríamos por la vida con todas las partes del cuerpo salidas, básicamente no podríamos andar.
Asi que a no quejarse por el lugar que tenemos sino que dar gracias a Dios por esa parte del cuerpo de la cual somos parte, sin envidiar las funciones y habilidades que Dios le dio a mi hermano, porque todos somos diferentes y todos ocupamos lugares diferentes, ya sea que prediquemos , seamos lideres, o simplemente sirvamos la merienda. Cada uno es importante en el lugar donde Dios lo puso y es de bendición para los chicos y para cada colega. Nunca se olviden de eso, SON DE BENDICIÓN. Mantengámonos unidos en Cristo para crecer como cuerpo como dice la palabra en AMOR.

(Efesios 4:1-16)

"La unidad del Espíritu
1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8Por lo cual dice:
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,
Y dio dones a los hombres.

9Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario